Santa Fe

info@mosquitoecoaventura.com

MOSQUITO Eco Aventura 2001

Noviembre de 2001. Se realiza en Santa Fe la 1º edición de la carrera combinada (remo, running y bikes) que se corre en equipos de 3 competidores. Más de 25hs de carrera non-stop atravesando Santa Fe, Monte Vera, Arroyo Leyes y San José del Rincón.

Sonó el silbato de Ignacio Maciel, comisario de la competencia, y a las 11:40, cuarenta y dos corredores salieron disparados desde el Faro de la Avenida Costanera, en la ciudad de Santa Fe, buscando ganar ventaja unos equipos sobre otros, en la primera etapa de trekking. Durante más de veinte kilómetros a pie, los equipos formados por tres personas, se mostraban motivados por ser los primeros protagonistas de este evento inédito en el Litoral: la primera carrera de aventura en la región. Equipados con mochilas de ataque (pequeñas y livianas), caramañolas, calzado e indumentaria, adecuados para enfrentarse a las condiciones del terreno, y un poderoso espíritu de aventura, el grupo corrió por las playas de la laguna Setúbal, rumbo norte, para llegar en una hora y media a la localidad de Monte Vera. A partir de aquí, sabíamos que los equipos comenzarían a separarse y marcar las diferencias de entrenamiento y estado emocional. Una carrera de estas características se corre más con la cabeza que con los músculos; aunque sin un estado físico relativamente bueno sería imposible completar el recorrido. Una vez en Monte Vera, donde el PC1 (Puesto de Control) los esperaba, los competidores se colocaron los salvavidas y se lanzaron a cruzar un angosto arroyo que los separaba de las piraguas. Los primeros calores primaverales, que habían golpeado con fuerzas durante todo el viernes 23, anterior a la largada, daba tregua con temperaturas moderadas, pero un viento sur agitaba la superficie de una laguna dispuesta a poner todas las trabas posibles a los equipos que por allí debían cruzar. Varias embarcaciones "hicieron agua", obligando a los corredores a exponerse a las rayas, bajándose (con el agua por las rodillas) a desagotar las piraguas e incluso arrastrarlas por el lecho arenoso. Superado este obstáculo, llegaban al PC2, a cargo del Sr. Alfredo Inouye, radioaficionado y planillero del que más tarde sería el PC5. Allí se los esperaba con abundante agua y la respectiva planilla, que constataba su paso obligatorio por el puesto. Luego, debieron enfrentar otro tramo en piraguas, no menos complicado, donde debían orientarse por la lectura del terreno. La clave era saber interpretar las zonas más profundas por donde poder navegar y evitar los traicioneros camalotales. El trabajo de comunicaciones de la competencia, a cargo del Radio Club Santa Fe, fue intachable. Cada miembro de la organización de Mosquito Eco-Aventura contaba con un radioaficionado a su lado, que lo mantendría comunicado con el resto de los PC, a lo largo de las treinta horas de carrera. Sin la participación ininterrumpida de los miembros de esta institución, hubiese sido imposible realizarla. Con la base de operaciones en el mismo Radio Club (Vélez Sarsfield y Bv. Muttis), Fernando Cantarutti fue, sin pausas, el eje de las comunicaciones trianguladas entre los PC2 y PC3. 

Litoral desafiante: El PC3, a cargo de Andrea Sosa, donde debían dejar las piraguas, se hizo rogar. Con una marcada diferencia de tiempos, diez equipos arribaron completos y en el plazo horario dispuesto para este tramo. Facundo Gaitán, del equipo Los Repelentes, se presentó en el PC3 con una herida, que luego se confirmó, provocada por la ponzoñosa chuza de una raya durante el vadeo entre los PC2 y PC3, en la costa Este de la laguna Setúbal. La gente del COBEM, presente en todo momento durante el evento, asistió a Facundo, quien perseveró en continuar la competencia. Media hora de carrera después, y seguido bien de cerca por Ignacio Maciel, a bordo de la ambulancia del COBEM, abandonaba por la hinchazón de su herida. Tres equipos abandonaban en medio de aguas poco profundas, que no les permitían avanzar con las piraguas. Agotados, decidieron dar por finalizada la carrera; entre ellos, los equipos Eco de los Andes (Martín D´alessandro, Gabriel Juárez y Mario Moreyra), Tres Décadas (Eduardo Espósito, René Magiaterra y Guillermo Raigada) y Cialma (Alfonso Piña, Matías Ramírez y Cristian Chez). Con cuatro equipos menos, la carrera continuó sin descanso hacia el PC4, ubicado justo antes del puente sobre el arroyo Potreros o Colorado. Desde allí, a pie y con la noche encima, el terreno presentó un serio problema que varios equipos no pudieron vencer, demorando casi el doble del tiempo estipulado por la organización. La falta de orientación en un monte espeso, la oscuridad, el agotamiento, el abundante agua que los tenía mojados hasta la cintura, y el apuro por no perder el valioso tiempo, hizo que los nervios superaran todo control sobre la carrera. El tramo siguiente se pensó como una forma de dar oportunidad de descanso por turnos. Con sólo un caballo por equipo, los participantes debieron caminar a la par del animal durante todo el trayecto, pudiendo turnarse y descansar un poco, dar el presente en el PC6, regresar al PC7 y montar las bicicletas para recorrer, con rumbo norte, los terraplenes de Rincón, caminos de arena y tierra bajo la luna, hasta el PC8, ubicado luego del puente sobre el arroyo Leyes.

La hora crítica: La noche se hizo larga en los PC. La seguridad de los competidores fue la prioridad en todo momento. Las radios quemaban y gracias a la participación sin descanso de los vehículos de Litoral Aventuras, se logró relevar el estado en cada tramo de la carrera. Jorge Unamuno, a bordo de su Land Rover Defender, transportó a los equipos que iban abandonando y a las cámaras de El Pato Televisión, a cargo de Darío Traffano, Javier De la Fuente y Mario Sulé, que filmaron y fotografiaron todo el evento. Por su parte, Maximiliano Cortese, con su cuatriciclo Honda 400, llevó a Ignacio Maciel hasta los puntos más críticos del recorrido trazado, avistando y revisando el estado físico y emocional de los participantes. Amaneció el domingo y las excesivas demoras en los tiempos estipulados obligaron a abortar parte del recorrido a caballo (PC6) y uno de los tramos más interesantes del recorrido: los Arenales del Leyes (PC9). La decisión fue unánime en la organización. Las caras y el ritmo de marcha de los corredores, lo decían todo. El agotamiento y la falta de fuerzas era marcado. Así, llegaron al PC10, pedaleando y presagiando el último tramo de la carrera; otra vez las piraguas, pero ahora por las aguas de los ríos Colorado, Ubajay, Colastiné, Canal de Acceso, hasta llegar a las Playas del Parador Triferto, en la Costanera Este, frente a la largada del día anterior. 

Posiciones finales: A las 13:19, y luego de 25:39 horas de carrera ininterrumpida, el primero en llegar fue el equipo Afianzar Créditos, de Julio Borlle, Rodolfo Doldán y Cristian Pioli, que demostraron un estado físico e integridad de equipo impecables. A las 14:19, y en segundo lugar, el equipo Los Desprovistos (Javier Canterna, Sebastián Cazenave y Fernando Aiello) arribó a la playa después de haber demostrado su destreza e inquebrantable espíritu de equipo; luego, se asomó New Coresteam, con sólo dos integrantes: Fernando Aparo y Alejandra Corestein, ya que Román Vivas los había abandonado dejando al equipo fuera de clasificación. En tercer puesto, el equipo cordobés Almeja Extreme Team (Alejandro Battaino, Javier Cabigliasso y Melissa Giorgis), con la gloria derramándose junto con sus lágrimas de emoción desbordante y contagiosa, por haber logrado lo que muchos creíamos imposible. Aún desconociendo el terreno y sus obstáculos naturales, sortearon todos y cada uno de los escollos litoraleños. Los equipos: Yacomé (Luis Kuhn, René Ramos y Javier Maillo), Biguá" (Juan Moretti, Horacio Permicano y Ricardo Solari) y Los Camalotes (Silvina Ortiz, Alejandro Berutti y Juan Carlos Biagioni), llegaron en los puestos 4, 5 y 6, respectivamente. 

Algunas consideraciones: Declarada de Interés Deportivo por la Dirección de Deportes de la Provincia de Santa Fe y por la Municipalidad de la ciudad Capital, con el apoyo del Radio Club Santa Fe, YPF Repsol, Laboratorios Profot, Rodados Ricard´s, Delfín Náutica, Sportland Adventure Shop, Grupo Latitud Sur, Revista El Pato, El Pato Televisión y Litoral Aventuras, se llevó a cabo la primera competencia de aventura de la región Litoral: Mosquito Eco-Aventura. Una competencia dura, muy pareja, entre los equipos que cubrieron todo el recorrido; una carrera que exigió destreza en la navegación y orientación con brújulas, espíritu de equipo ante las decisiones a tomar, resistencia física, mente clara y muchas ganas de vivir una experiencia inolvidable para todos y cada uno de los que se animaron a enfrentar los terrenos de un Litoral caprichoso y desafiante. En nombre de quienes creímos que Mosquito Eco-Aventura tendría un lugar en la historia deportiva y natural santafesina, muchas gracias a todos, de corazón...